martes, 20 de diciembre de 2011

Corea del Norte y el amado lider

Hace algo mas de un año publiqué en el diario http://www.cinconoticias.com/2010/09/dictadura-corea-del-norte-kim-jong-il/ este articulo sobre Corea del Norte, originalmente se titulaba "La dictadura de Kim Jong Il" utilice diversas fuentes y creo que quedo bastante completillo, ahora que el sujeto ha pasado a ser "eterno" como su padre lo re-publico en este blog a modo de revisón. Ahi queda:


Corea del Norte es quizás el último reducto de totalitarismo que aparece en los medios. Es cierto que existen otras dictaduras, pero esta es la más cerrada, ególatra y duradera, parece de cuento o de pesadilla más bien.

Reúne todas las características típicas de los totalitarismos:

Culto al Lider: Kim Jong Il, hijo del difunto fundador de Corea del Norte Kim Il-sung, que es según David Jiménez (enviado especial de El Mundo a Pyongyang) el muerto mejor cuidado del mundo: “Una mansión de 100.000 metros cuadrados, jardines adornados con 150.000 árboles de especies traídas de medio mundo, lagos con cisnes y servicio de seguridad privada formado por un millar de guardias”. Mujeres y hombres llevan un pin en la solapa con la imagen del líder Kim Jong Il o de su padre Kim Il Sung, todavía “presidente” a pesar de llevar 16 años fallecido. El calendario ha sido retrasado para hacerlo coincidir con su nacimiento. Estamos en el año 99, no en 2010.

Ausencia de libertad de expresión: En el país no está permitida internet, y todos los medios de comunicación están dominados por el estado. Aunque eso sí, los cuadros del partido y por supuesto el “Amado líder”, que como el primus inter pares tiene todos los privilegios. Tampoco se permite salir del país a ningún ciudadano y entrar es muy complicado.

Culto a la ideología: aplastante y manipuladora. Supuestas bondades igualitarias que son designadas por la dictadura megalómana y surrealista, concepto de sociedad ideado por sus líderes: obediencia marcial, disciplina y sometimiento al timón de un déspota que decide cuándo, dónde y cómo deben moverse las piezas de su sociedad orwelliana. Juche. Así se llama la ideología que todo norcoreano debe aprender. Creada por Kim Il Sung, el fundador de la patria, se estudia desde los tres años y hasta el asilo. Es una extraña mezcla de confucionismo, estalinismo y ultranacionalismo que ironicamente tiene su base filosófica en el concepto de que “el hombre es dueño de su propio destino”.

Pero Juche, lo quisiera o no su fundador, es hoy la base de una filosofía mucho más cercana a Hitler que a Stalin. El concepto de la raza es lo que mueve realmente al régimen de Pyongyang, por supuesto el Amado líder es el más puro de todos los norcoreanos.

Militarización: El 90% del presupuesto del país se lo lleva el ejercito, Kim Jong II , es partidario de la teoría de estar preparados para la batalla, por ello cuenta con un ejército mayúsculo 1.2 millones de unidades. Es el país mas militarizado del mundo, por encima de países como Israel en constante estado de guerra.

Hambre: Durante los años 90 el país sufrió una de las hambrunas más graves de la historia de la humanidad. Hoy en día pese el hermetismo de las instituciones coreanas se calcula que el 80% de la población vive con menos de dos dólares al día.

No sabemos lo que el futuro deparara a este país, pero lo cierto es que después de que el gran líder muera, lo sucederá su hijo, a modo de monarquía absolutista. De hecho en los últimos días aparecían en los medios noticias que afirmaban que se estaba preparando la sucesión.

Lo cierto es que este país secuestrado por Kim Il Sung hace más de medio siglo, que vive en medio de una realidad más propia de una pesadilla surrealista, lo tiene difícil para dar el salto adelante. Saltar por encima de la hoguera totalitaria de una ideología caduca y hecha a mano por una familia déspota.

Confiemos que en un futuro cercano lo consigan y con ello se liberen y avancen hacia el futuro en vez de estar anclados en la materialización de la novela de George Orwell: 1984. Aunque eso sí, para el gobierno oficialmente el calendario marca el año 99.

Fuente:crónicas desde Corea del Norte. David Jiménez para El Mundo




La penúltima vez en Italia

Que mejor manera de volver a abrir este blog que con la bellisima Italia. Hace ya seis meses que anduve por aquella maravillosa tierra. S...