domingo, 31 de agosto de 2014

Raijos (Raíces)


En la vida uno va y viene; sale y vuelve. Incluso a los viajeros mas irredentos (no como yo) les gusta tener un lugar en el mundo al que llamar hogar.

En mi caso, me he pasado media existencia queriendo largarme de sitios y la otra mitad queriendo volver. Así soy, contradictorio.

Cuando me marche de Murcia fue porque estaba como loco por hacerlo, y cuando volví, de nuevo me marche. Ahora las raíces me llaman. Mis raijos huertanos me reclaman.

Mi pueblo no es blanco ni esta al borde del mar, ni siquiera es un pueblo. Pero es mediterráneo; abierto ; sequisimo; honesto y maltratado por la historia.

Por sus callejas de polvo y piedra por no pasar, ni pasó la guerra.Sólo el olvido...camina lento bordeando la cañada donde no crece una flor ni trashuma un pastor.

Alli están mis raijos entre Campos de Río y sus calles morunas que las viejas humedecen con un calderico de agua al atardecer , para que se "agache" el polvo , y mi barrio de Murcia que he visto crecer con la burbuja y llorar con la crisis.

Mis raíces son bipolares , están entre una casa hecha con cañas y barro en un  pueblo de secano, a orillas del rio Mula, mas seco cada año. Un pueblo del que mis abuelos tuvieron que salir para poder comer. Y un rincón de la extinta huerta murciana donde de crío me he caído todas las veces y me he levantado con la ayuda de mi familia otra vez todas. Luego uno crece (y engorda) y mis recuerdos son mas de barrio, de baloncesto; de parques, de bancos y litros.

Ver algo de mundo me convenció de que donde están los raijos de uno es el mejor lugar, el único hogar.


La penúltima vez en Italia

Que mejor manera de volver a abrir este blog que con la bellisima Italia. Hace ya seis meses que anduve por aquella maravillosa tierra. S...