martes, 24 de julio de 2012

Palabras para Julia



J.A Goytisolo
Esta mañana me he despertado con una canción de las que hacen historia. Con una letra de esas que se clava en los entresijos de la conciencia. Luego indagando me he enterado de que es un poema de José Agustín Goytisolo. Para que veas Rubén, aun  hay cajas con sorpresas, me dice el poeta.

Esta canción la había escuchado muchas veces, y su fuerza siempre me había revuelto. Hoy he descubierto que es un intento por dar aliento, ese que al final él no pudo encontrar , se suicido en 1999.

Dejo aquí las palabras dolientes, el rayo de esperanza y la canción.


Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable.

Hija mía es mejor vivir
con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada
te sentirás perdida o sola
tal vez querrás no haber nacido.
Yo sé muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto
que es un asunto desgraciado.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

La vida es bella, ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor.

Un hombre solo, una mujer
así tomados, de uno en uno
son como polvo, no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otra gente.

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas
que les ayude tu alegría
tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás
como a pesar de los pesares
tendrás amor, tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname no sé decirte
nada más pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí 
pensando en ti como ahora pienso

jueves, 19 de julio de 2012

Terror


El terror es asomarse al vacío. El miedo al folio en blanco. Autentico pavor a saber que lo que haces no deja huella. 
El terror es un fenómeno complejo, agarrota y azuza la ansiedad. El miedo sobra en la calle y hace que te aferres a un clavo ardiendo, aun sabiendo que es completamente intrascendente.

Una sala vacía donde un loco da vueltas sobre si mismo. Luz tenue y quejumbrosa, ruidos mecánicos , chirridos de inconformidad, leve pero constante dolor de cabeza. Pinchazos agudos en el pecho.

Un hombre, una enorme sala, protegido de la tempestad de allí afuera, calor sofocante y un aire plomizo. 
Aquí el vacío, allí el miedo. La terrible disyuntiva de los tiempos que corren.

lunes, 16 de julio de 2012

Una escapada a Cabo de Gata

Dos desconocidos que resumen el espíritu de la escapada
Este fin de semana ha sido un soplo de aire. He conseguido un poco de oxigeno para seguir con el día a día. Para poder sobreponerme  a la precariedad del presente y a la inconsistencia del futuro.

Siempre hay un hueco por el que poder escaparte, siempre hay un destino que decide acogerte. Exiliado de la crisis, de la prima y del riesgo.

En mi caso y por algo mas de 25 horas he vuelto a retomar la esencia, a empaparme de sol, olas y viento. He escapado, he vuelto a Cabo de gata.

La playa de El Monsul
Me encanta su costa virgen, desértica, añorante y áspera. Me inspiran sus campos secos como la vida misma, su tiempo cadencioso y lleno de verdad; su aire que quema y su cielo impoluto.





La penúltima vez en Italia

Que mejor manera de volver a abrir este blog que con la bellisima Italia. Hace ya seis meses que anduve por aquella maravillosa tierra. S...