lunes, 19 de agosto de 2013

El infierno después de la Primavera

Tahrir el 13 de Junio antes de la caida de Mursi


Hace mas de dos años de que inocentemente me preguntaba a mi mismo en este blog:

...Después de lo de Túnez se esta liando parda en Egipto, y también en Yemen. ¿Es el movimiento pendular de la historia?. De años de fundamentalismo opresivo ya sea religioso o político, ¿van a surgir movimientos revolucionarios que lleven al mundo árabe a la democracia?.

Ahora, a toro pasado tengo la respuesta: NO.

Egipto se desangra poco a poco; en Yemen el terrorismo se agazapa y observa; en Túnez la revolución languidece exprimida por los islamistas ; Libia es una peligrosa incógnita y Siria muere día a día sin que se  haga absolutamente  nada.

Sobre el por qué,  tengo una teoría rondando en mi cabeza de letras mientras me encargo de temas de logística para ganarme el pan. Esa teoría ni me hace sentirme orgulloso ni mucho menos, pero es la que es.

Desde esta atalaya simplificando la mirada pareciera que los países mayoritariamente musulmanes son incompatibles con la democracia, que tienden al integrismo religioso y que seguirán anclados al otro lado de la hoguera sin dar el salto.

Entornando ligeramente los ojos y mirando mas a lo lejos es fácil desmentir la propuesta anterior. Si bien todos los países que vivieron en 2011 la Primavera Árabe son mayoritariamente musulmanes existen entre ellos diferencias históricas notables que hacen difícil una conclusión tan asequible como la anterior. Y es que no todos son Arabia Saudí o Qatar con regímenes monárquicos instalados sobre pozos de petroleo que garantizan su supervivencia.

Mubarak; Ben Alí ; Gadaffi ; Assad etc...se encargaron muy mucho de distanciarse de los clérigos, porque sabían que les discutirían su poder. Si hay leyes civiles no pueden competir con las religiosas. Los discursos de los imanes son mas legibles; defendibles para un musulmán que los de los políticos. Por eso los dictadores previos a la primavera de 2011 eran mayoritariamente laicos.

Las victorias de los partidos islamistas a posteriori  deben ser vistos mas como triunfos de grupos mejor organizados  que como definición de toda una sociedad.

 Aunque es cierto que luego estos partidos en el poder han ignorado a los perdedores de las elecciones y han gobernado de forma déspota (como en Egipto) , aqui llegamos al quid, no pienso que sea por el hecho de ser musulmanes , sino mas bien por :

1. Bajo nivel cultural
2. Nula tradición democrática.

En cuanto a hacer una predicción de futuro...prefiero no hacerla pero veo una guerra civil en marcha (Siria); otra en camino (Egipto); un peligroso desasosiego social (Tunez); una opacidad sospechosa (Yemen; Bahrein...). Juzguen ustedes que tienen internet y buena info.

La penúltima vez en Italia

Que mejor manera de volver a abrir este blog que con la bellisima Italia. Hace ya seis meses que anduve por aquella maravillosa tierra. S...