miércoles, 5 de marzo de 2014

Un poco de aquí



Mi casa a 5 de Marzo


Me siento orgulloso a ratos de esa historia común que tenemos en esta tierra desgarrada por políticos; curas; reyes y nuestra propia complacencia. También hay otros momentos en que cambiaría mi nacionalidad por una bolsa de cacahuetes. Eso es ser español. El orgullo y el complejo de inferioridad. Las dos cosas.

También soy murciano y en esta frontera entre Andalucía; Albacete y Valencia sabemos muy bien lo que es ser pequeños, estar en una esquina del mapa, y que los demás ni nos conozcan ni nos aprecien. Por nuestro acento muchas veces se nos confunde y se nos toma por lo que no somos. Lo nuestro nunca fueron las boinas caladas ni la estrechez de miras.
Mas bien, si uno escucha a los viejos de aquí notara algo de aquella antigua filosofía meridional, eso de saber ser feliz con poco y disfrutar del sol que es gratis. En ese hablar recio y cerrado si uno presta atención oirá de lejos a los sabios árabes que iniciaron la agricultura moderna a las orillas de ríos tan poco generosos como el Segura. Si alguien se para a mirar las caras de la gente de aquí vera la mezcla y el mestizaje milenario del mediterráneo , el lugar donde nació la historia de todos nosotros.No queremos tener un RH especifico, somos de aquí y todas partes.
En esta tierra seca y desagradecida hemos vivido y sobrevivido desconocidos y menospreciados desde que Roma se marcho de  Cartagena. 

Aqui trabajaron para un tipo al que llamaban amo mis bisabuelos, aquí mi padre con 9 años robaba una naranja cada mañana de camino al trabajo para desayunar algo;aquí  sentarse en la puerta a tomar el fresco aún es ley; aquí  habitan la mayoría de mis recuerdos y  buena parte de mis sueños. Aquí  se puede andar en manga corta en Marzo, se puede comer un pastel de carne por cuatro perras y en la calle la gente se para a hablar, sin prisa. 

Este rincón de España es uno de esos sitios donde todo el mundo viene de rebote y muchos se quedan, o eso quisieran. En las calles de Murcia el ajetreo se confunde con los olores de los bares; en Cartagena se respira el orgullo de 3000 años de historia; en Lorca el sol brilla mas que en ninguna parte; en Mazarrón vive la infancia de media España; en La Manga el desastre urbanístico se mezcla con las mejores playas de arena.. 

Aquí nací , en esta tierra vieja y cansada , que siempre dá mas de lo que tiene , que siempre brilla por su ausencia y que invita mas que obliga. 

Sean ustedes bienvenidos.Como siempre.


La penúltima vez en Italia

Que mejor manera de volver a abrir este blog que con la bellisima Italia. Hace ya seis meses que anduve por aquella maravillosa tierra. S...