sábado, 19 de marzo de 2011

No a la guerra (version 2011)


Sé que a veces soy muy pesado, me lo dicen a menudo. No puedo evitarlo, cuando leo por ahí, veo, u oigo cosas como: ¿Dónde están ahora los del “no a la guerra”?, me pongo negro (con perdón). Seré breve, muy breve.

Hay una diferencia muy clara, sustancial y definitiva entre 2003 y 2011: Ahora se ataca al régimen tiránico del ex amigo Gadafi con el visto bueno de la ONU, porque el colega en vez de asumir que su pueblo no lo quiere, prefiere pisarles el pescuezo (otra vez unos con piedras y otros con tanques).

Él aduce que se trata de grupos terroristas no “el pueblo” con una cadencia y desesperada musicalidad que me recuerda a las confabulaciones judeo-masonicas de otros sátrapas más cercanos. Ya os decía que los libios y los españoles tenemos mucho en común. Por eso, porque hay un tipo que esta enrocado, que prefiere exterminar su propia gente antes que irse, es legitimo que la comunidad internacional actúe, es de justicia y para eso despues de la II guerra Mundial se crearon organismos que regularan la política internacional.

En 2003 se ataco a Irak porque a George W. le dio la real gana. Para ello se mintió y manipuló. Nunca se encontraron las dichosas armas de destrucción masiva, la ONU nunca autorizó el ataque. Hussein era un asqueroso asesino, en eso estamos de acuerdo. Lo que no es de ley es mentir, lo que no es lógico es que se ignoren las más grandes manifestaciones de la historia de la democracia en España para saldar las cuentas pendientes de la familia Bush. 1.033.000 muertos (según Opinion research Business) para salvarlos del tirano, no hace falta decir más.

La diferencia jurídica y moral es demasiado evidente para extenderme mucho. A titulo personal solo diré que yo no me manifesté contra la guerra de Irak porque siempre pensé que estaba todo polítizado, en realidad a los convocantes les daba igual, solo les interesaba el rédito que pudieran sacar. Ahora sigo estando en contra de cualquier guerra pero a mi que no me vengan con milongas, que no es lo mismo echar un cable, evitar una guerra civil (humm, me suena,con toda la cobertura legal) a un pueblo que esta siendo pisoteado "right now", que satisfacer las obsesiones infantiles de un presidente afortunadamente único.

Galicia

Por avatares de la vida esta semana pasada estuve en Galicia, mas concretamente en Lugo. Hoy que aquella tierra arde a manos de terrorista...