sábado, 25 de febrero de 2012

Un café en la Piazza Navona


El sol invita al paseo; la mente despejada aumenta el riego, se siente la primavera y huele a pintura fresca en la calle.

El café filtra suavemente el agua, colorea con su aroma la terraza, oigo el bullicio lejano de la urbe, claxones, griterío y caos.

Los geranios alumbran los balcones y la historia fluye sin esfuerzo. Los japoneses se esconden detrás de sus cámaras y los guiris bajo los estrambóticos sombreros.

Brilla el día, brilla la plaza y las gentes admiran a los artistas que se aburren fumando e intentando pescar algún comprador. Dos novios maduros comparten besos de esquina, adoquines y tiempo. Se para la vida para ellos, esboza una sonrisa el mundo en la Piazza Navona.

Galicia

Por avatares de la vida esta semana pasada estuve en Galicia, mas concretamente en Lugo. Hoy que aquella tierra arde a manos de terrorista...