sábado, 25 de mayo de 2013

Lo están consiguiendo


Me da pena , pero lo están consiguiendo. Me siento cansado; hastiado; agotado; cínico y tan lleno de bilis que prefiero no pensar.

El 15M es un soplo de aire fresco; la reacción de una juventud que no siente el peso de la desgraciada historia de esta tierra; es el sueño de los justos; la fe de los que sueñan. Confío en ellos por que son la gente.

 En contraposición a esto está el día a día  la selección de mangoneo; robos; ineptitud; nepotismo; enchufismo, etc que podemos degustar en los medios.

La des-afección como dicen ellos, es una cosa horrible , significa que damos por hecho que se lo llevan muerto; que nuestra democracia es de puro chichinabo y que no tenemos nada que decir.Y en esto último esta la clave. A través de reventarnos el alma y el bolsillo con aeropuertos; Bárcenas ; ERES;  Gürteles; reformas laborales y discursos de plasma se llevan también nuestra energía mas importante, la capacidad de creer.

Cuando dejamos de creer en los políticos a la vez dejamos de hacerlo en la política y queridos... la política mueve el mundo. "El arte de lo posible", como decía Cánovas esta en todo, hasta en no estar. También es un gesto político no creer en la política. Con ese esto le entregamos en bandeja de plata nuestro poder a los que no somos nosotros.

Nosotros somos los que trabajamos cada día  los que levantamos el país;  los que buscan trabajo incansablemente; los que acogen a sus hijos en paro en casa; los que con una pensión de 500 € alimentan a tres generaciones de una familia. Cuando perdemos la fe y entregamos la cuchara, les damos nuestro espíritu  y nuestra historia. Otra vez.

Ellos son los que entraron en un partido político al olor del chanchullo y del dinero fácil.  Ellos son los que nunca creyeron que la soberanía estuviera en el pueblo ; los que creen que Don sin din no es nada; los que especulan y no sienten empatía sino por sus faltriqueras. Ellos son los que a golpe de reforma/contra-reforma  deseducan a vuestros hijos para que no recuerden que una vez alguien lucho para que ellos y ellas pudieran elegir quien los gobierna. Ellos son los que liberados por su sindicato toman irreductiblemente café y borran de un plumazo mas de 150 años de batalla por derechos inalienables. Ellos son los que creen que la mayoría silenciosa es una mayoría contenta, olvidándose de que a esa mayoría la enseño Franco a estar calladita.

Ellos lo están consiguiendo. Cansados, desesperados y  hambrientos los españoles vuelven a trancas y barrancas a revistar su historia. Sin creer; sin luchar. Sin mas deseo que quitarse de encima el yugo de una patria podrida. Dejando los restos del naufragio a manos de las peores alimañas.
Lo están consiguiendo, están repitiendo una historia

que nos llevo a matarnos entre nosotros; a tener a un dictador 40 grises años al mando y a ser el furgón de cola de un tren que se modernizo increíblemente en esos años.

Y otra vez con esa absurda impavidez propia del que cree que no tiene nada que perder; porque no cree en nada; les estamos dejando hacerlo.

La penúltima vez en Italia

Que mejor manera de volver a abrir este blog que con la bellisima Italia. Hace ya seis meses que anduve por aquella maravillosa tierra. S...