miércoles, 28 de abril de 2010

Carretera y manta











No es un secreto que me encanta la carretera desde el día en que obtuve mi licencia hace ya doce años. Me apasiona la posibilidad de ir o de venir. Ese es mi gran defecto, ante el quietismo de esta sociedad yo siempre me siento mas cómodo en movimiento, me siento mas eficiente, y solo así me convenzo de mi condición de ser vivo.

Mi amor por el camino esta íntimamente ligado a lo romántico que tiene y también a que es el medio ideal para sentir al menos parcialmente un poquito de libertad. Y eso no tiene precio
en este mundo en el que vivimos donde todo se programa, donde lo que lees es porque te lo meten por los ojos ; donde lo que escuchas es porque te trepanan el cráneo desde las emisoras; donde la crisis va a acabar con nosotros; donde se vive para trabajar y no al revés; donde te gritan desde la television lo que debes ser; donde ser joven es una obligación eterna; donde soñar es una película de bichos azules y la tierra prometida se llama Pandora; donde no existe la ideología y donde muere el espíritu del 68.
En las curvas de este planeta es donde se agazapa el poder decidir.

Cuando el horizonte es lejano y la carretera serpentea hasta el final, me siento feliz, me gusta todo, quiero con mas fuerza y río con mas ganas, cuando paro en cualquier barezucho el café es siempre excelente y los camareros simpáticos. Cuestión de perspectiva, Jorge Bucay escribió alguna vez que: "La Felicidad es la certeza de no sentirse perdido",pero a mi me divierte y apasiona perderme, callejear, carretear y sin embargo pocas veces me siento mas perdido que cuando estoy en casa y no se que hacer atenazado por la rutina. Eso, en mitad del camino no pasa nunca. Siempre sabes que hacer, o seguir o dar media vuelta.
Siempre hay una montaña a la que subir o un amigo al que visitar, siempre hay una comida que probar, siempre suena una canción, siempre hay un sol que te ciega, o una noche clara, lluvia refrescante, o cálidas tardes de verano.

Para entrar o salir de cualquier sitio siempre hay una carretera, camino o senda y si no lo hubiera siempre queda la poesía de Machado, y la canción de Metallica...
"And the earth becomes my throne,
I addapt to the unknown,
Under wandering stars I´ve Grown
By my self , but not alone.I ask no one."

Wherever I may Roam





Galicia

Por avatares de la vida esta semana pasada estuve en Galicia, mas concretamente en Lugo. Hoy que aquella tierra arde a manos de terrorista...