viernes, 9 de abril de 2010

Madrid-Barcelona




Esta semana como seguro sabéis, tenemos derbi.

También tenéis pocas dudas de a quien apoyo yo, los que me conocéis mas de 30 segundos sabéis que soy mas cule que Joan Gamper. Por eso no voy a hablar de fútbol, sino de esas dos ciudades que me encantan.
Empezaremos cortésmente por el equipo local,ejem (a ver como lo hago para no hablar de fútbol), quiero decir por orden alfabético inverso:

Madrid me recuerda a los primeros viajes con la familia, cuando te parecía que ibas al fin del mundo, me recuerda a Alcobendas, a como mi padre se perdía en l m-30 y a como yo me pierdo en la m-50, me recuerda a noches en la castellana, y noches en Arguelles. Madrid hoy me trae de cabeza, allí empiezan todos los caminos, allí terminan todos los aeropuertos.
Madrid es un paseo en primavera por el retiro, una canción de Sabina, una calle Huertas, un millar de conciertos, un millón de veranos. Madrid son porras con chocolate y churrasco en la plaza mayor, Madrid para mi lo único que tiene real es el palacio. Madrid es Chinchon, y chulapas, Madrid, Madrid...



Barcelona es diferente, la conocí siendo un chaval de 14 años, y bebí en Canaletas, soñaba con volver, y vaya si volví. Allí tengo a dos de los mas grandes amigos y una "extended family". Barcelona es cálida, es pasear por Gracia, es curvilinea con Gaudi y esquemática en el ensanche. Es el mar, es la montaña, es de noche en la Villa Olimpica, es de día cuando llegas en tren tras siete horas. Es mágica , mediterranea como Serrat, Olímpica como Montjuic, Divertida como el Tibidabo, cosmopolita y bulliciosa, pueblerina en sus barrios. Barna sabe a secallona y a la cocina de "la Pili", el garaje de la Judas, donde una mujer sugerente de ojos negros te mira veladamente.




La penúltima vez en Italia

Que mejor manera de volver a abrir este blog que con la bellisima Italia. Hace ya seis meses que anduve por aquella maravillosa tierra. S...