martes, 16 de noviembre de 2010

De carteras robadas y cartas marcadas

El otro dia, el domingo mas concretamente, me preguntaron: "si seguia con el blog"- por supuesto conteste. "¿Pero hablas de viajes o solo de politica?".
La verdad es que cuando empece este diario pretendia contar experiencias viajeras, pero al poco tiempo me di cuenta que lo que queria era contar lo que me inspirara el momento.
No podria escribir 2 o 3 entradas semanales inspiradas en mis viajes y seguir siendo honesto. Aunque he viajado algo, no tanto. Por eso esa persona que evidentemente no sigue el blog me hacia esa pregunta.Tengo muchas más cosas en mi cabeza que viajes, aunque cuando viajo es cuando soy feliz. Si siguiera hablando de un solo tema esta bitacora hubiera muerto en unos pocos meses. Y como quiero que siga viva, ya que es una terapia estupenda para el exceso tiempo, cuento lo que me pasa por la cabeza.

Hoy estoy algo preocupado por temas que interesan tan poco a la gente como la situación de la economia en la zona euro...Pobre "gente de la calle" que se come las crisis, las subidas de impuestos y las bajadas de sueldo sin saber por donde le vienen las ostias. Porque amigos, no todo es culpa de Zapatero (pobre diablo). El demonio no viste de rojo, sino que lleva bolsos de imitacion.

La desconexión del ciudadano medio con la política y por encima de eso con el mundo en el que vive es su principal enemigo. Si mucha gente tuviera una perspectiva clara, si le interesara mirar un poco mas allá de sus narices, y ver que en realidad esta asistiendo a una etapa critica en la historia, seguro que no necesitariamos mas que diez días para hacernos oír y exigir un poco mas de nivel.

Tengo la sensación de que me quieren robar la cartera cada vez que entro a una tienda "de chinos", todo muy barato...Mentira cochina.  Se nos olvida el refrán: "Nadie da duros a cuatro pesetas".

 No se trata de precios bajos se trata de competencia desleal en un mundo donde los mercados están globalizados pero la política no, me explico: En las democracias occidentales hemos currado hasta la saciedad, hemos revolucionado la historia para conseguir un estado del bienestar (seguridad social; policía, estado protector en definitiva) que cuesta mucho dinero, que a la larga redunda en precios altos (impuestos para alimentar ese estado), productividad mas bien baja.  En Asia y particularmente en la China "Comunista" no hay Seguridad social, no hay seguro por desempleo, no hay cobertura por enfermedad, no hay limite de horas de trabajo... Eso redunda en precios bajos para la exportación, que devuelve ingentes cantidades de euros y dolares (aunque menos) para seguir financiando el circulo cabalmente creado.
Nos roban la cartera, nos metemos en el hoyo de nuestra tumba financiera para seguir trabajando en ella con una pala de plástico "made in China". Esta crisis de crédito soberano que esta terminando con la Unión Europea, esta alimentando a Oriente. El mercado libre que no entiende de derechos ni de historia,  esta del lado del que tira mas de la cuerda, da igual que sea un pseudo comunista chino o un loco del tea party . 

Al final todo es política, y este problema se solucionaría si Occidente presionara a los países en vías de desarrollo para que ellos se adàptaran a las reglas de la democracia y de los derechos sociales, pero el problema es que la vieja Europa y la indecisa América que no son un bloque, jamas se pondrían de acuerdo. Mientras China con 1300 millones de habitantes piensa en una sola dirección, aquí un cumulo de mini países se velan por su soberanía, poniendo en riesgo el mayor logro de occidente en el S XX la Union Europea.
Y eso es política, y esta no la hacen los mercados, la hacen los estados. Por eso tengo la sensación que ante la falta de respuesta de la cansada izquierda y el oportunismo chacal de la derecha y la extrema derecha nos roban la cartera, sin que nadie en realidad se de cuenta de que lo que esta cambiando es la primacíaa en el mundo. De primar los derechos humanos e individuales estamos pasando a la preponderancia de una serie de naciones-nicho de mercado que no tiene el mas mínimo respeto por estos. Y además esto esta sucediendo con las reglas de juego que inventamos en Occidente (mas mercado, menos estado). Así que mientras asistimos a una reunión tras otra de G20 que no cambian nada, el gigante asiático y los dragones nos cepillan el traje.

Me parece, y esto es una sensacion subjetiva, que esta crisis va a ser mas larga de lo que pensábamos y que va a llevar a un cambio en el reparto de poderes en el mundo. Mientras por estos lares recortamos estado (que es nuestra fuerza), por el oriente del mundo juegan con cartas marcadas en el mercado global en el que confiamos ciegamente para que nos haga salir del hoyo.
En realidad lo que terminaremos haciendo es acercándonos nosotros a ellos (recortando derechos, caros, pero derechos) en vez de ellos a nosotros. Fukuyama se equivocaba y la historia no termina con la globalización sino que esta la cambia, y para mal, me temo. 

La penúltima vez en Italia

Que mejor manera de volver a abrir este blog que con la bellisima Italia. Hace ya seis meses que anduve por aquella maravillosa tierra. S...