miércoles, 21 de julio de 2010

Diez peores platos y vasos viajeros

Hace algún tiempo cuando este blog era un imberbe neo nato publique los 10 mejores platos viajeros y prometí una nueva entrada con los 10 peores.
Cuando uno viaja es inevitable en algún momento tener que tragar y tragar en vez de degustar. Eso es extensible a comidas y a bebidas.(Ok también prometo una entrada con las diez mejores bebidas).
Pero a lo que íbamos, que al menos diez veces en mi vida que he sufrido sentarme en una mesa, o roca, o asiento de tren para alimentarme, os cuento:

10. En Liverpool hay un take away,Gemini se llama, que sirve los mas indigestos kebabs del mundo. Terrorífico, aunque  recuerde con cariño  aquellas madrugadas lluviosas y con los Beatles repiqueteando aun en los timpanos.
Una de las mas horribles
9. También en Inglaterra se da una aberración de la que dicen que es cerveza. Se llama XXXX y es seguramente la peor que he probado en mi vida. La del Mercadona es un lujo a su vera.
8. El viaje en el que peor me he alimentado fue en un road trip que hice por Dinamarca, viste todos y cada uno de los McDonald´s del país.
7.De interrail a veces uno come lo que pilla, o como lo pilla, en Karasjov sede del parlamento Saami en Noruega, a la orilla de un río maravilloso, degustamos las mas horribles lentejas riojanas de lata con Noodles de la historia.
6.Otra vez en Inglaterra tuve la desgracia de probar el Jerez de Bristol: Tudor Rose, sin comentarios, aun tengo ardor de estomago, aunque la cogorza fue antológica.
5. Otra cerveza que odio, la clásica "Pint of Lager", 600 centímetros cúbicos de Carling o Foster´s de 4º y tibia. En Europa, para no fallar pide cerveza belga: Stella Artois o cualquier alemana, las demás caca.
4.Por todo el mundo hay "bares de tapas", si el viajero ibérico no quiere cabrearse mejor abstenerse. Son caros , y de dudosa calidad.
¡Peligro!
3. El mochilero muchas veces tiene que hacer de tripas corazón y de la lata fría sustento. Una lata de fabada en un tren a cualquier parte quita el hambre para un buen rato.
2. Billund, Dinamarca. Puesto de perritos calientes de aspecto sospechoso, pocas coronas en el bolsillo, mucha hambre...El inicio de un desamor eterno. Jure no volver jamas a pisar ese país.
1. Dos viajeros pobres, latas con etiquetas en sueco, un barco maravilloso, un precioso atardecer, una cena a base de carne para perro. Sin duda lo mas horrible que he probado en mi vida. La única vez que no he podido terminar un plato-lata-trago.

Ahí queda para la historia.

No quiero cerrar la entrada sin unas recomendaciones para viajeros neófitos:
Cuando algo parece horrible, lo es.
Cuando algo parece caro, lo es.
Cuando hay hambre debe haber paciencia.
¡A Inglaterra y Europa Atlántica temerás!
Las cervezas de poca graduación son buenas para limpiar el riñón pero no para emborracharse.
Las latas en cristiano, ok. Latas en idiomas que no entiende ni Dios NO.

La penúltima vez en Italia

Que mejor manera de volver a abrir este blog que con la bellisima Italia. Hace ya seis meses que anduve por aquella maravillosa tierra. S...