martes, 4 de mayo de 2010

LA (Extraña) HISTORIA DE TESEO; ARIADNA Y ALICIA.




Alicia ya habría nacido hace unos días, Teseo por su parte desde la borda de su barco se preguntaba como estaría mientras degustaba un cigarro sin placer. Aunque sabia que no iba a tener noticias

El mar estaba en calma, pero por dentro ardía un fuego bravo que lo hacia revolverse en su camarote. El remordimiento lo agarraba de lo mas profundo de su ser. Él, hundido en lo mas hondo de sus sueños no conseguía dormir.
La carretera estaba a reventar de desconocidos que no parecían querer ir a ningún sitio, solo querían molestarle y meterlo en un lío. Él corría como un poseso sin poder salir del asfixiante cubiculo del automóvil.

Sentía un agudo pinchazo en el pecho a la vez que cerraba a sus espaldas la puerta del apartamento de Ariadna a la que oía gritar desesperada en su locura. Empezó a Caminar como un poseso hacia su coche.

Empezaba a no comprender como es posible que ella hubiera cambiado tanto en los últimos dos meses. Lo que había sido un deseadísimo embarazo se había convertido en un infierno. Un infierno que lo carcomía sentado en la barra de un bar cualquiera.

Ella pasaba las tardes sola, en su vieja oficina con las paredes acartonadas por el paso del tiempo. La pequeña empezaba a dar las primeras pataditas, que a ella se le clavaban en lo más blando de su alegría y la ahogaban.

Caía la tarde y Teseo fumaba un cigarro degustando el placer de saber que iba a ser padre. Ari lo había llamado exultante para traspasarle la sonrisa más grande del universo al darle la feliz noticia.

La penúltima vez en Italia

Que mejor manera de volver a abrir este blog que con la bellisima Italia. Hace ya seis meses que anduve por aquella maravillosa tierra. S...